ACERCA

González y González, con este nombre abrió en Santiago de Chile, en el año 2010, un espacio de proyectos de arte cuyo principal objetivo fue la promoción en Chile de un grupo de artistas latinoamericanos insertados en el medio del arte internacional, con la doble finalidad de fomentar el diálogo crítico y generar en Chile el coleccionismo de arte contemporáneo con una mirada más allá de la producción local. La característica principal de este grupo de artistas era la visión común frente a distintas problemáticas sociales, políticas y económicas en el contexto de las sociedades latinoamericanas, así como, de ciertas contradicciones del mundo global. De este modo, González y González organizó más de 30 exposiciones y proyectos en los que se hacía referencia a realidades tan contingentes como, por ejemplo, la presencia de una agazapada violencia social repartida por todo el mundo; la enorme desigualdad existente en Latinoamérica y los estragos del modelo neoliberal o el avance del calentamiento global. Hoy en día estos fenómenos han explotado en crisis sociales, económicas y medioambientales que asolan distintas ciudades y/o comunidades del mundo reafirmando así la capacidad y, sobretodo, la necesidad de que el Arte sea un reflejo de su tiempo. Además de esto, González y González funcionó como una plataforma de promoción para varios artistas chilenos en el extranjero gracias a la participación en varias e importantes ferias de arte contemporáneo y la realización de varios proyectos en importantes instituciones y espacios en Latinoamérica y Europa.

A mediados del año 2015 González y González entró en un receso durante el cual sus fundadores han estado profesional e intelectualmente activos, trabajando para generar nuevos y sólidos vínculos entre Chile y otros contextos del mundo del arte, lo que da hoy la posibilidad de volver a articular el proyecto con mayores y mejores argumentos. Así, en esta nueva etapa que se inicia en este año 2020, González y González se ha propuesto funcionar como un espacio nómade, al modo de una  «Agencia de proyectos culturales», ampliando su campo de acción no sólo geográficamente sino también a todas aquellas actividades vinculadas a las artes visuales, como pueden ser el trabajo crítico o curatorial, o el de otras disciplinas como la literatura o la poesía, la arquitectura y el diseño. En esta nueva etapa también queremos hacernos cargo de la realidad de tantos trabajadores culturales que viven y trabajan en dos o tres lugares a la vez y que con este constante migrar contribuyen al entendimiento y valoración de la diversidad cultural.

Esta nueva perspectiva del trabajo de González y González, más colaborativa e inclusiva y acorde con los tiempos que corren, se inspira en un importante episodio de la Historia del Arte Contemporáneo: en 1969 Harald Szeemann dejó la Kunsthalle Bern en medio de ásperas críticas a la exhibición «Live in your head: When Attitudes become Form (Work-Processes-Concepts-Situations-Information) y el rechazo de su propuesta para una exposición de Joseph Beuys. La reacción de Szeemann ante esta incómoda situación fue la de no volver a aceptar un puesto de trabajo institucional, lo que le llevó a fundar la Agency for the aesthetic guest worker, plataforma que le permitió trabajar de manera independiente en una serie de proyectos de arte que lo situaron dentro de la Historia como una de las figuras más importantes de la curaduría y la promoción del arte contemporáneo a nivel mundial.